Siguenos  Fono 600 366 5555

10 CLAVES PARA LA PSU

1- Responde rápidamente las pruebas de lenguaje y Matemáticas.

En general, estas pruebas miden habilidades de aplicación  que has debido desarrollar a lo largo de tu Educación Media. Estas habilidades (inferencia, deducción, aplicación, análisis de datos, etc.) deben ser parte tuyo. De tus capacidades como ser inteligente, por tanto, si has podido egresar de 4° medio, significa que las puedes aplicar mecánicamente. Si te has preparado durante el año para la PSU de Lenguaje  y Matemáticas, implica que has ejercitado más aun estas habilidades. Entonces conviene que respondas esas pruebas en el menor tiempo posible. No dedicándote a darle muchas vueltas a cada ejercicio y pregunta. Debe salir fluido y mecánico. Deja, en alguna medida, que tu inconsciente contribuya a resolver esas preguntas, sacando a flote esas habilidades que son parte de ti.

2- No estudiar contenidos a tres días de la prueba.

Sobre todo con respecto a las pruebas de Historia y ciencias sociales, así  como la de Ciencias, contienen mucha materia. Incluye  todo lo que has visto en cuatro años de enseñanza media: ¿podrás aprender algo significativo en tres tardes de estudio? En realidad sólo te desgastará y no llegarás al 100% a la rendición de la PSU. Además, si estudias contenido los días antes de la prueba, tendrás más fresca esa pequeña porción de contenidos el día de la PSU y “desplazaras” a un segundo plano la gran masa de conocimientos que aprendiste en la Enseñanza media y que repasaste este último año

3- Promedia un tiempo por pregunta.

Saca un promedio de tiempo que debes tardar por pregunta y respetar ese tiempo en la rendición de la prueba de la prueba. De ese modo, tendrás una referencia en caso de que  te estés demorando más de la cuenta en una pregunta, para dejarla de lado y pasar a la siguiente. Obviamente es preferible sacrificar una sola pregunta que la prueba completa. Por ejemplo, en la Prueba de Historia y Ciencias sociales, que consta de 75 preguntas y se dispone de 2 horas y 15 minutos, tenemos un promedio de poco más de un minuto y medio para dedicarle como máximo a cada pregunta. No te pases de eso.

4- Consumir los productos adecuados.

El día de la PSU consumir dosis moderadas de azúcar previamente, contribuye a liberar tensiones y  agilizar el estado de alerta mental. No es recomendable la ingesta de alcohol ni tabaco previamente. Tampoco es recomendable consumir productos lácteos  (leche, yogurt, queso, mantequilla, etc.) pues en muchas personas  generan distensión  abdominal, lo que combinado con los nervios naturales, te puede incomodar durante todo el momento de la rendición  de la prueba.

5- Llegar en buenas condiciones en el momento de la rendición.

Para ello resulta IMPRESCIDINBLE dormir bien: un mínimo de siete horas las noches anteriores a cada prueba. Bebes llegar descansado, con la mayor “vitalidad mental” que te sea posible. Para ello, el sueño y el descanso previo resultan más que necesarios.

6- Comodidad Física.

Ir a rendir la prueba con ropa ligera y cómoda. Como sabes, a principios de diciembre corresponde uno de los momentos más calurosos del año. El Objetivo es que te sientas físicamente bien en el momento de la rendición, sin puntos de incomodidad corporal que te distraigan innecesariamente.

7- Constatar que llevas todo lo necesario.

Hacer una lista de revisión (check list) de los elementos que se requieren para rendir la PSU (cédula de identidad, goma de borrar, lápiz grafito n° 2) no te quedes sin rendir la prueba por un detalle de ese tipo.

8- El día antes distraerse.

El día inmediatamente anterior a la PSU, realizar actividades totalmente alejadas de la actividad   académica. Por supuesto, evitar estudiar y pensar “lo mucho que me juego en esta prueba”. Es necesario botar la tensión  de un año completo que ha girado en torno a ese momento. Se sugiere por lo tanto,  hacer y ver deporte (moderadamente, para no llegar “molido” a la rendición), distraerse con amistades, escuchar música, ver videos de youtube, jugar play station, chatear, etc.

9- Darle a la prueba el peso que realmente tiene.

Comprender finalmente que, si bien es cierto, la vida es corta, tampoco lo es tanto y tienes muchísimo futuro por delante. Si fallas en esta prueba, la puedes rendir el próximo año y puedes prepararte con más antelación… sin la presión paralela de estar sacando 4° medio. Para manejar bien este punto, deberás demostrar la madurez suficiente como para educar a tus seres queridos señalándoles que en esta instancia no te juegas “el todo por el todo”, por lo que a nadie le sirve que te presionen para obtener un éxito inmediato. Intenta pues, apartarte de las presiones familiares al respecto.

10- Y por sobre todo…

Mantener la calma, seguridad y confianza en que obtendrás un buen resultado.