Anticonceptivos Masculinos: Una deuda histórica a punto de cambiar

La nueva formulación del anticonceptivo, en su dosis más alta, ha sido probada en 100 hombres, evidenciando una “marcada supresión” de los niveles de testosterona y hormonas necesarias para la producción de espermatozoides, detalla La Tercera.

Más de 60 años han pasado desde que saliera al mercado la primera píldora anticonceptiva de uso exclusivo para mujeres que se encuentren en edad fértil y hayan iniciado su actividad sexual. En el último tiempo, el género femenino ha demostrado su descontento porque son ellas las que cargan con una responsabilidad, que debiese ser compartida, situación que estaría cerca de cambiar.

Si bien es cierto, los métodos más comunes para los hombres son la abstinencia, el uso del preservativo o la vasectomía, científicos de la Sociedad de Endocrinólogos de Chicago, Estados Unidos, aseguran que han encontraron la fórmula efectiva para reducir la testosterona y otros niveles hormonales productores de esperma, sin efectos secundarios que pudiese lamentar la pareja.

Es así como una píldora compuesta por undecanoato dimendrolona y otras hormonas sintéticas, podrían inhibir la producción diaria de millones de espermatozoides o debilitar a estas células portadoras de material genético en su trayecto a la fecundación del óvulo.

“Con una mezcla de testosterona con progestina, se está trabajando en la neuroregulación para la producción de espermios sin disminuir la producción de la hormona predominante en los varones, ya que la requieren para sus músculos, huesos y características sexuales secundarias. Entonces, los compuestos de la píldora van a actuar en el hipotálamo, este envía información a la hipófisis y, finalmente, actúa en las gónadas masculinas”, explica Marcela Gurovich, académica de la Escuela de Obstetricia y Puericultura de la Universidad Bernardo O’Higgins.      

Pero el temor a lo desconocido ronda en la mente de los chilenos, quienes lógicamente piensan que esta píldora podría afectar su masculinidad. Sin embargo, la docente desmitifica estas creencias populares, debido a que “solo se puede presentar una disminución de la líbido en un corto periodo de tiempo. Solamente podría presentar efectos secundarios propios de los anticonceptivos, como ganancia de peso por retención de líquidos, cefaleas y, en algunos casos, seborrea y acné”.

Además, agrega que las píldoras “no provocan esterilidad, porque actúan a nivel de regulación del hipotálamo y, cuando se suelta el freno que pone el anticonceptivo, el mismo órgano se reactiva y vuelve a la normalidad”.

Responsabilidad compartida

Bien es conocido que los movimientos feministas, y las mujeres en general, han reclamado sus derechos desde hace muchos años. Si bien en la actualidad, el foco está centrado en la equidad salarial, también surgió la necesidad de compartir la responsabilidad en los cuidados reproductivos, evitando embarazos no deseados o enfermedades venéreas.

Por lo mismo, Marcela asegura que “cuando la mujer está imposibilitada de utilizar cualquier método anticonceptivo por alguna enfermedad, va a ser mucho más factible que el hombre asuma el compromiso por la pareja o la familia, priorizando el bienestar de los dos”. Por los mismos motivos, la académica señala que no es necesario que ambos tomen anticonceptivos, por lo que esta innovación farmacológica podría desligar de casos complejos a uno u otro.

Incluso, dice que se podrían solucionar muchos problemas de paternidad, ya que si el hombre no se siente preparado para tener descendencia, va a tener en sus manos la decisión que, por el momento, está en poder femenino.

Una sociedad moderna

La especialista considera que todos van a necesitar un tiempo para adaptarse, pero que Chile está preparado por ser un país moderno, que es capaz de debatir temas como la ley de aborto, el matrimonio igualitario, entre otros temas que estaban exentos de discusión. “Entonces, la gente está mucho más dispuesta que las generaciones anteriores, por lo que creo que lo único que va a costar, es que sean rigurosos para tomar las pastillas”.

Por eso, la docente de la UBO enfatiza en que hay que interiorizarse en el tema, conocer toda la información y asesorarse con un especialista, debido a que es relevante entender la responsabilidad y cuidados a considerar por parte del usuario.