¿Cómo enfrentar los desastres del hombre? La gran pregunta detrás del caso Quintero

Chile es un país conocido a nivel mundial por sus temblores, maremotos, entre otros desastres naturales, a los que su gente parece estar acostumbrada y sus autoridades se encuentran en constante capacitación sobre las medidas que se deben tomar para enfrentar estas situaciones. Sin embargo, los desastres ocasionados por el hombre definidos como “antrópicos” parecen no estar del todo dominados por los servicios públicos, o al menos así quedo en evidencia tras el caso ocurrido en Quinteros.

A la fecha, se han registrado más de 250 personas intoxicadas. Hoy, el Ministerio de Salud levantó la alerta amarilla, sin embargo, aún no se esclarecen las causas o responsables de estos episodios de alta contaminación.

Según lo publicado por el portal de noticias de Teletrece, pese a que ya no exista un estado de emergencia establecido por parte de las autoridades, en el último mes ha habido a lo menos 9 personas internadas por presunta intoxicación.

La incertidumbre sigue siendo una de las principales características de esta problemática, es por esto que conversamos con la Directora del Observatorio en Gestión de Riesgo de Desastres de nuestra Casa de Estudios, Fabiola Barrenechea, quien nos dio a conocer su visión y nos explicó detalles del conflicto.

¿Cómo se debieran manejar los desastres antrópicos?

El manejo de una emergencia de origen natural u origen antrópico, tiene que ser el mismo. Al ser de origen antrópico por parte de empresas que son del estado, existe un tema político detrás, que, en este caso, trató de minimizar los impactos que estaba generando la construcción de este cordón industrial. Esto para evitar el rechazo de la comunidad, ya que hay proyectos futuros que pretenden ser emplazados en el lugar, entonces manejaron la situación de una manera política, a mi punto de vista, para bajarle el perfil y pretender que era un tema de contaminación ambiental. Esto debiera haber sido manejado por el Ministerio de Salud, decretando una zona de emergencia sanitaria temprana, ya que se trata de intoxicación masiva de adultos y niños.

¿Por qué se produce esta falla en el plan de acción?

Es una falla sistemática, porque el cordón industrial que une las ciudades de Ventana y Quintero, empezó a funcionar en la década de los 60’, cuando no existía una ley ambiental que resguardara la salud y la vida de las personas. Ahora, en la actualidad, el municipio debió tener un plan regulador que definiera cuales son los sitios óptimos para la instalación de estas empresas, sin afectar a la comunidad.

Pero esta emergencia, se debe a un desconocimiento por parte de todos, porque muchas veces las personas piensan que no tienen formas de participación en estos sistemas de evaluación y si existen.

¿Cuáles son las medidas que se debieran tomar para enfrentar estos casos?

Hace falta una Oficina Nacional de Emergencia (ONEMI) empoderada que tenga la potestad de fiscalizar y controlar a los organismos que integran el Servicio de Protección Civil, porque hoy, participa solo como coordinador de recursos y no puede imponer ni obligar a ningún servicio, solo debe apuntar a la voluntad para que ellos quieran realizar medidas preventivas y en el caso de respuesta, la ONEMI se activa solo cuando un servicio requiere alguna capacidad que no tengan ellos mismos.

En el caso de los riesgos antrópicos es exactamente lo mismo, no puede exigirle al Ministerio de Salud que decreté emergencia sanitaria desde el primer día, ni puede pedirle a las empresas que detengan su funcionamiento. Entonces, se necesita una institución que esté acorde a las necesidades del país en torno a los desastres.

¿Cómo se debiera preparar la población?

Las personas deben organizarse y reclamar, porque existen las instancias en las oficinas correspondientes, ya que estar preparados es tarea de todos. Nosotros tenemos que saber cuáles son los riesgos a los que estamos expuestos y qué cosas pueden pasar. En definitiva, es vital que las personas estén informadas sobre los instrumentos a los cuales acudir para denunciar este tipo de hechos.