[Entrevista] Freddy Sánchez: “Como asignatura aporta un beneficio mucho más amplio para una mayor eficiencia en la elaboración del producto final”

Llegar al último año de estudio de pregrado es sinónimo de comenzar una investigación que culmina con la obtención de un título profesional. Este proceso se denomina tesis, la que involucra investigación, ejecución, elaboración, revisión y una gran cantidad de tiempo y energía que, en muchos casos, no resulta compatible con las obligaciones extracurriculares.

En este contexto, equilibrar el tiempo entre familia, trabajo y estudios superiores es todo un desafío. Es por ello que la Escuela de Ingeniería Comercial condicionó en su plan de estudios como una asignatura denominada Tesis de Grado, que se cursa en el X semestre y que permite que los futuros profesionales dediquen el tiempo suficiente a su investigación.

Esta modalidad de trabajo se comenzó a impartir desde el segundo semestre académico 2017, contribuyendo así, al desarrollo de las investigaciones que realizan los alumnos en la carrera. Para conocer mayores detalles, el Director de la Escuela de Ingeniería Comercial, Freddy Sánchez, explicó esta incorporación a la malla curricular, una iniciativa que está dirigida especialmente para aquellos estudiantes que no están adscritos al ajuste curricular 2014, y cuyo proceso de elaboración de su tesis implica más tiempo perjudicando la titulación oportuna.

¿Cómo surgió la idea de implementar esta iniciativa?

Tanto en la jornada diurna como vespertina, los alumnos que se matriculan en Ingeniería Comercial viven entre el trabajo y los estudios, por lo que esa dualidad implica que se tienen que dividir en actividades a las que deben dedicar tiempo y atención. Generalmente, al décimo semestre ya están insertos en el mercado laboral y van aplazando la tesis, generando una amplia demora en el proceso de titulación.

¿Hubo interés por parte de los alumnos?

Se presentaron múltiples opiniones, como la disposición o resistencia a considerar el ramo como un aporte a su proceso de investigación final. Pero, en general, la mentalidad de los alumnos va cambiando a medida que asumen la incorporación de la asignatura y la comienzan a cursar. Es temprano para hacer un balance pero, finalmente, se van a percatar de su aporte e importancia.

¿Cuál es el beneficio de esta asignatura?

Esta modalidad ofrece ventajas para el alumno porque, como ellos están insertos en el mercado laboral, pueden ordenar su agenda. En esa situación, es muy difícil destinar el tiempo necesario para el autoestudio, obstaculizando la realización de un buen trabajo.

Como asignatura aporta un beneficio mucho más amplio, debido a que concentra un tiempo determinado de 4 horas semanales a cumplir la meta con apoyo de los académicos de la Escuela, generando un feedback para una mayor eficiencia en la elaboración del producto final.

¿Esto va a distinguir al profesional titulado de la U. Bernardo O’Higgins respecto a los formados en otras Universidades?

Es muy probable, incluso esta asignatura bajo esta modalidad los estudiantes de Ingeniería Comercial UBO, pueden comenzar a trabajar desde los primeros años de formación profesional y profundizar el tema en el último año, aumentando la cantidad y calidad de las investigaciones realizadas en pregrado, manteniendo la rigurosidad, pero otorgando facilidades que permitan cumplir con los procesos educativos planificados.