[Entrevista] Julia Wiedmaier: “Con la calistenia corremos el riesgo de que se popularice sin la correcta supervisión profesional”

En el último tiempo, las plazas y parques públicos se han llenado de deporte. Principalmente en las noches se puede observar a personas realizando ejercicios como flexiones, planchas y sentadillas, dándoles nuevos usos a los espacios públicos. Este fenómeno se debe a un deporte que se ha hecho popular en los últimos años: la calistenia.

La actividad, que se remonta a la Antigua Grecia, comprende el uso del cuerpo como herramienta de ejercicio, utilizando como resistencia el propio peso corporal, sin necesidad de elementos externos como pesas o máquinas, siendo accesible para todo el público debido a que no necesita implementos, ni una inversión monetaria. Además, se puede realizar en cualquier espacio, haciendo de esta actividad el deporte perfecto para el vertiginoso nivel de vida moderno.

Conversamos con la académica de la Escuela de Kinesiología de la Universidad Bernardo O’Higgins, Julia Wiedmaier, quien nos explicó en qué consiste la calistenia, qué beneficios tiene y qué precauciones se deben tener antes de realizarla.

¿Qué significa este tipo de deporte en el contexto de la sociedad en que vivimos?

Este deporte se popularizó porque es de fácil acceso y no necesita mayor implementación, por eso ha ido tomando ciertos espacios públicos e incluso se han dispuesto de lugares para practicar esta disciplina. Además de eso, es flexible, debido a que no requiere de un tiempo específico para realizarlo.

Pero como en toda actividad deportiva, corremos el riesgo de que se popularice sin la correcta supervisión profesional, lo cual aumenta el riesgo de sufrir lesiones.

¿La calistenia puede cambiar los hábitos deportivos de la población?

Sí, aunque siempre va a depender del compromiso que tenga la persona con la práctica de cualquier disciplina. Hay individuos que desean generar un hábito de vida saludable y se comprometen a ser constante en la actividad física, pero también existen aquellos que se suman por moda o por razones estéticas.

Teniendo en cuenta que el Street Workout o Calistenia es una actividad exigente, que necesita entrenamiento, práctica y constancia, la gente tiende a practicarlo de manera seria, generando un compromiso mayor con el deporte.

¿Es recomendable realizarlo sin supervisión profesional?

Como en toda práctica deportiva, existen riesgos. Por la naturaleza de esta actividad se puede sufrir accidentes traumáticos como caídas de altura, lesiones músculo esqueléticas derivadas de una mala preparación física, tendinopatías y un sinfín de complicaciones físicas. Pero los beneficios son mucho mayores.

No recomiendo hacerlo de manera espontánea, a través de videos o por iniciativa propia, pero si se tiene la supervisión de un profesional de la actividad física y se realiza una correcta dosificación de las cargas de entrenamiento puede traer muchos beneficios.

Entonces, ¿cuáles son estos beneficios?

En general, este deporte permite disminuir la inactividad física y ayuda a mantener un estilo de vida saludable. En lo específico, podemos ver aumento de la masa muscular centrada en las extremidades y miembros superiores, se disminuye de manera importante el tejido graso, se aminora el riesgo de accidentes cardiovasculares y ayuda a prevenir enfermedades crónicas no transmisibles como la diabetes.

Teniendo en cuenta las polémicas que se han suscitado, ¿se pueden compatibilizar la calistenia y los espacios públicos?

De todas maneras. A mi parecer, los espacios públicos son comunitarios, se pueden utilizar para realizar actividad física y múltiples actividades. Incluso hay parques que tienen infraestructura para hacer ejercicio. De hecho, en Viña del Mar existe la llamada “Playa del deporte”, donde existe un parque de barras que está diseñado para realizar calistenia.

En lo personal, lo que me parece equivocado es que se utilicen los espacios para lucrar, porque hay personas que arman grupos pagados, donde cobran por esta actividad, sin ningún tipo de retribución al bien común.

¿Nos podría dar algunos consejos para las personas que se inician en esta actividad?

Como en cualquier otra práctica deportiva, en primer lugar, debe asesorarse por un entendido en el tema, como un profesor de educación física o un deportista de la disciplina, que pueda ayudar a medir la carga de trabajo y acompañar a la persona en los distintos niveles de avance que tiene este deporte. Si lo hago de manera autodidacta, viendo un video o practicando de manera espontánea, se corre el riesgo de sufrir lesiones.

En segundo lugar, es necesario medir las capacidades físicas de la persona, como la flexibilidad y la fuerza, para poder encontrar la carga física perfecta para cada uno y asegurar un avance progresivo que no afecte los demás aspectos de la vida diaria.

Nunca existe el riesgo 0 en el deporte, pero teniendo en cuenta estos puntos, la posibilidad de padecer algún impedimento físico se puede reducir.