[Entrevista] Paulina Cárdenas: “Hay que seguir teniéndole miedo y respeto a una enfermedad tan compleja, invalidante y mortal como el VIH”

Impacto social causaron las elevadas cifras que anunció el Ministerio de Salud el año pasado, ya que desde 2010 aumentaron en un 96% los casos de VIH, totalizando 5 mil 816 nuevos portadores. Pero, la preocupación mayor está en cerca del 50% de personas contagiadas que desconocen su situación.

Los ojos de las autoridades se dirigieron a Brasil, el primer país sudamericano en implementar una medida preventiva que ha dejado efectos positivos entre los brasileños. Hablamos de la Profilaxis Preexposición (PrEP) – “Truvada” en su denominación comercial – que, de acuerdo a El Mercurio, se distribuirá gratuitamente en Chile a un grupo susceptible de contagio definido por las autoridades, lo que implica una inversión de 18 mil 500 millones de pesos por su alto costo comercial ($400.000 aprox.).

Para conocer esta nueva píldora, la académica de la Escuela de Enfermería de la Universidad Bernardo O’Higgins, Paulina Cárdenas, explica los efectos, indicaciones e incidencias de su implementación en nuestro país.

¿Este medicamento es efectivo para prevenir la posibilidad de contraer VIH?

La Truvada está compuesta por dos retrovirales que disminuyen la cuantía del virus presente en el torrente sanguíneo. Efectivamente este medicamento se utiliza en la profilaxis preventiva, por lo que si la persona sigue la adherencia al tratamiento en forma estricta, según las indicaciones del médico tratante experto, claramente se baja hasta en un 90% la posibilidad de contraer el virus, lo que no significa que vas a tener el 100% de protección.

¿Qué sucede en el caso de embarazadas que portan el virus?

No hay problemas para que las embarazadas lo utilicen. Hay análisis que demuestran que, efectivamente hay protección sin afectar al feto por pasar por la barrera placentaria, por lo que es recomendado para bajar la cuantía viral y no traspasarlo a los hijos. Sin embargo, es incierto que el retroviral no produzca alteración en la salud del bebé durante el periodo de lactancia, prefiriendo que la alimentación del neonato sea de forma alternativa.

¿Cuál es el grupo social ideal que podría utilizar el retroviral? ¿Y cuál no?

Se espera que lo consuma aquella persona en alto riesgo de contraer VIH por conductas sexuales poco seguras; un 0 negativo que vive con algún 0 positivo; un funcionario de recinto asistencial que tenga un accidente con material cortopunzante contaminado; o trabajadores del comercio sexual, individuos que están obligados a controlarse, como mínimo, cada 3 meses para asegurar su salud. No obstante, no puede ser utilizado por pacientes que podrían portar el virus porque genera resistencia, dejando de ser útil para el control y su tratamiento farmacológico.

Como sucede con la mayoría de los medicamento, ¿tiene alguna contraindicación?

Este medicamento es un retroviral, tiene características bioquímicas muy particulares y es útil cuando el paciente no tiene VIH. Pero cuando lo porta sin saberlo y lo compran en el mercado negro por iniciativa propia, podría padecer problemas como fallas renales, problemas óseos importantes, náuseas o diarreas; además, que no les servirá de nada, porque van a generar tolerancia y modificaciones estructurales en el virus,  por lo que no es llegar y comprarlo aunque esté disponible en el mercado.

¿Podrían disminuir aún más los índices del uso de preservativo en Chile?

Podría ser pero no es completamente seguro. Con el medicamento, los grupos de riesgo no van a estar totalmente protegidos, por lo que no hay que bajar la guardia en el uso de preservativos y en ser responsables en el comportamiento sexual, porque tienen el riesgo de contagiarse con otras enfermedades de transmisión sexual que pueden ser tan complejas como el VIH. Por lo tanto, hay que seguir teniéndole miedo y respeto a una enfermedad tan compleja, invalidante y mortal como el VIH.

¿A qué deben estar atentos los chilenos al ser comercializada la Truvada?

Los impactos son posibles de medir en un largo plazo, especialmente con este tipo de enfermedad que tiene un periodo de ventana. En el caso que un chileno solo se preocupe de consumir este medicamento, es probable que se controle la transmisión de VIH, pero que aumenten otras enfermedades de transmisión sexual, dejando a las personas expuestas al contagio de sífilis, gonorrea, hepatitis B, entre otras, por lo que no es la única medida preventiva ni tampoco debe ser la medida preventiva predilecta.