[Entrevista] Raúl Piñuñuri: “La gente prefiere tomar el camino más rápido aunque ponga en riesgo su salud”

Con las altas temperaturas y el verano a la vuelta de la esquina, ya se piensa en los días de playa o piscina donde la mayoría desea lucir un cuerpo perfecto o, por lo menos, sin la compañía del clásico e incómodo “rollito”. Lo anterior, incentiva la búsqueda de dietas milagrosas o suplementos que ilusionan con obtener los resultados esperados en un par de semanas.

Cuando el gimnasio y las ensaladas no son suficientes, surge la opción de medicamentos con propiedades específicas para eliminar el exceso de tejido adiposo que mantiene disconforme a gran parte de los chilenos. Las pastillas quemadoras de grasa tienen la capacidad de predisponer al organismo a, como su nombre lo dice, quemar grasas, productos para adelgazar que han invadido el mercado.

Para saber si es recomendable desde el punto de vista nutricional, el académico de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad Bernardo O’Higgins, Raúl Piñuñuri, se refirió a uno de los fármacos altamente demandado en esta temporada y que se puede adquirir sin recomendación médica correspondiente.

¿Realmente funcionan los fármacos quemadores de grasa?

En la teoría funcionan, pero en la práctica no actúan en todas las personas. Sin embargo, creo que pueden ser útiles mientras los individuos complementen estas pastillas con ejercicios y dieta, por lo que un cambio en el estilo de vida puede causar efectos positivos.

Por lo pronto, ningún nutricionista debiese prescribir un medicamento para quemar grasas o bajar de peso, debido a que la idea es generar un cambio de hábito que sea consistente y perdurable en el tiempo para llegar a un peso saludable.

Si lo recomendable es hacer ejercicio y comer saludablemente, ¿por qué la gente prefiere este método?

Es claro que las personas optan por estos comprimidos porque es mucho más fácil que seguir la recomendación médica o de la Organización Mundial de la Salud (OMS), aquella de resultados a largo plazo pero duraderos. Para tomar la decisión de cambiar los hábitos, es necesario ser constante y tener la fuerza de voluntad para conseguir los efectos esperados.

Pero, como la gente se preocupa de su aspecto físico un par de meses antes del verano, desean un cambio radical o de grandes dimensiones, lo cual es muy complejo. Es así como complementan las pastillas quemadoras de grasa con las dietas de moda que están disponibles en internet.

Entonces, ¿nadie debiese consumirlas?

Nosotros no las recomendamos, pero esto no quiere decir que se deban prohibir. En términos generales, no se aconseja una rápida pérdida de peso porque tienden a no ser saludables ante el impacto de la composición nutricional de cada individuo. Por lo tanto, todas las personas deben ser evaluadas de manera individual para saber si el consumo de estos fármacos pudiese generar un efecto nocivo ante los compuestos químicos que contienen, pero la gente prefiere tomar el camino más rápido aunque ponga en riesgo su salud.

Pero, ¿hay parte de la población que tenga contraindicación médica para su uso?

Los adultos mayores, hipertensos, personas con enfermedades hepáticas, entre otros individuos son los que debiesen tener un estudio personalizado pata saber si es que pueden consumir algún tipo de suplemento, o simplemente,  si son perjudiciales para su salud.

Este método utilizado para conseguir una baja de peso considerable en un corto plazo, ¿podría provocar un “efecto rebote”?

Por supuesto, ya que el efecto rebote se da justamente porque el cambio no es consistente. Para evitar esto, la modificación que se adopte debe ser de manera paulatina y constante en el tiempo, es decir tener una alimentación que sea lo suficientemente balanceada y cumplir con las necesidades nutricionales de la persona. Si hay una baja de peso de forma brusca sin algún cambio en el estilo de vida, el cuerpo volverá al estado inicial cuando dejen de ingerir los comprimidos, retomando el peso corporal y el descontento personal.

¿Cuál sería el consejo para la gente que compra estos medicamentos?

Recomiendo que busquen alguna asesoría que les permita informarse en cómo tener una baja saludable de peso, como los cambios dentro de sus niveles de actividad física y alimentación, porque son las formulas respaldadas científicamente y que promueve la OMS. Bajo ninguna perspectiva hay que seguir los consejos que aparecen en internet porque, no toda tiene una base científica y va a tratar de mejorar tu estado de salud; ni tampoco lo que diga un médico en la televisión, ya que en algunos programas no se evalúa la calidad de la información que se está entregando, sino que se considera más importante el marketing, el rating.