[Entrevista] Rodrigo Pereira: “El estrés laboral conduce a un síndrome que repercute en la vida familiar y social del individuo”

¿Se imagina trabajar solo 40 horas a la semana y tener más tiempo para realizar actividades recreativas, deportivas o simplemente descansar? Esta es la iniciativa propuesta por diputados de oposición que pretende modificar el Código del Trabajo para aumentar los días de vacaciones y disminuir la jornada laboral.

Según menciona la revista internacional “Natursan”, cada vez son más especialistas que defienden esta idea porque trae múltiples beneficios en la salud física y mental de los individuos, ya que, la cantidad de horas que los chilenos permanecen en su lugar de trabajo aumenta en un 10% el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, sumado a los problemas para conciliar el sueño y el deterioro de la memoria.

Para entender la razón por la que se impulsó esta iniciativa, el académico de la Escuela de Psicología de la Universidad Bernardo O’Higgins, Rodrigo Pereira, nos cuenta los efectos provocados por las extensas jornadas laborales y algunas soluciones para mitigar sus efectos.

¿Qué problemas puede presentar una persona al trabajar tantas horas al día?

Principalmente, la gente se puede enfrentar al estrés laboral. Pero, también se puede presentar el Síndrome de Burnout, que consiste en un agotamiento emocional debido al exceso de trabajo y las horas continuas laborales, patología más común en quienes trabajan en sistemas de turno, como o aquellos que tienen un trabajo formal y freelance desde la casa. Entonces, el estrés laboral conduce a este síndrome que, tras sortear sus cuatro fases, es difícil que se revierta, lo que repercute en la vida familiar y social del individuo.

Entonces, ¿es un riego para la salud trabajar en Chile?

El estrés no es tan negativo, ya que nos permite movilizarnos y lograr ciertas metas y objetivos en la vida, pero cuando es prolongado y se ve sobrepasada la capacidad para dar respuesta a las tareas encomendadas hay que preocuparse, porque el trabajador presenta cuadros de estrés laboral y depresión por un sistema que no está adecuado de la mejor manera posible al trabajador.

¿Qué ganan los trabajadores al reducir las horas laborales?

Principalmente, una mejor calidad de vida, más horas de sueño, más tiempo para realizar actividades extra programáticas y para relacionarse con la familia y con los amigos; así como también un momento de ocio, el que es necesario para descansar y energizarse nuevamente de forma natural, lo que disminuiría el abuso en exceso de cafeína y bebidas energéticas debido a que duermen poco y mal, les cuesta conciliar el sueño y hay mala higiene del sueño.

¿Qué podrían hacer las autoridades para mejorar la situación laboral chilena?

El proyecto de Ley que acortaría la jornada laboral es una buena iniciativa porque la cantidad de horas de trabajo no determina la calidad, eficiencia y eficacia de la productividad. Entonces, un trabajador que invierte más tiempo junto a su familia, a sus amistades y al ocio, va a ser una persona más contenta y va a propender que produzca más y mejor.

¿Realmente el chileno sería más efectivo y eficiente trabajando dos horas menos?

Pienso que la jornada laboral de diez horas es extensa donde la concentración en una actividad es reducida, por lo tanto, es necesario un tiempo de distracción para ejecutar una actividad nueva. Entonces, si sumamos y restamos, tenemos una cantidad de horas que, a lo mejor, están demás en los lugares de trabajo.

¿Son recomendables las actividades recreativas dentro del espacio laboral?

Se han hecho bastante las pausas saludables dirigidas por profesores de educación física o personal trainers que tienen que ver con actividades de relajación, respiración o juego con los equipos. También, hay dinámicas que llegan a distender los ambientes laborales con música o actores que sacan de la rutina y del estrés, provocando que el equipo de trabajo esté mucho más unido y contento, por lo que es muy recomendable que las instituciones tengan estas pausas para romper la rutina.