[Entrevista] Solange Novoa: “No recomiendo a ningún padre someter a su hijo a un proceso de admisión”

Con la apertura de la educación superior y la necesidad de entregar las mejores oportunidades posibles, muchos padres buscan colegios de calidad para que sus hijos reciban la mejor formación desde su infancia temprana. Pero esta calidad educativa viene con un precio, porque algunos establecimientos tienen estrictos procesos de admisión, donde los niños de cuatro a cinco años se ven enfrentados prematuramente a pruebas y test para medir su desarrollo.

Este proceso, que puede ser frustrante y agotador, deja al desnudo algunas debilidades en el desarrollo cognitivo de los niños, poniendo en riesgo el tan anhelado ingreso al establecimiento educacional. Para solventar este problema, en el mercado se ofrecen servicios de coaching, donde se busca preparar a los más pequeños para sortear con éxito el proceso de admisión.

Para conocer más sobre este tema, conversamos con la académica de la Escuela de Educación Inicial, Solange Novoa, quien nos explica el sistema de admisión de algunos establecimientos y cómo funcionan los coaching educacionales en esta área.  

Con la apertura de la educación superior y la necesidad de entregar las mejores oportunidades posibles, muchos padres buscan colegios de calidad para que sus hijos reciban la mejor formación desde su infancia temprana. Pero esta calidad educativa viene con un precio, porque algunos establecimientos tienen estrictos procesos de admisión, donde los niños de cuatro a cinco años se ven enfrentados prematuramente a pruebas y test para medir su desarrollo.

Este proceso, que puede ser frustrante y agotador, deja al desnudo algunas debilidades en el desarrollo cognitivo de los niños, poniendo en riesgo el tan anhelado ingreso al establecimiento educacional. Para solventar este problema, en el mercado se ofrecen servicios de coaching, donde se busca preparar a los más pequeños para sortear con éxito el proceso de admisión.

Para conocer más sobre este tema, conversamos con la académica de la Escuela de Educación Inicial, Solange Novoa, quien nos explica el sistema de admisión de algunos establecimientos y cómo funcionan los coaching educacionales en esta área.  

¿Es positivo realizar pruebas de admisión a los niños? 

Desde que se promulgó la ley N° 20.845, conocida como la ley de inclusión escolar los colegios que reciben aportes del estado dejaron de seleccionar a sus estudiantes, así todos los niños y niñas pueden postular a los establecimientos que deseen sin ser discriminados en forma arbitraria y sin que se les solicite rendir pruebas para condicionar su ingreso a éste. Sin embargo, la implementación de esta ley es gradual por lo que las pruebas de admisión deberían ir desapareciendo paulatinamente de los colegios privados pues la ley  busca un acceso a la educación más igualitario y justo para todos los niños y niñas de nuestro país.

Pero aún existen establecimientos que realizan pruebas de admisión y han surgido servicios de coaching que buscan preparar a los pequeños para este proceso, ¿el coaching no genera una presión extra en el niño? 

Por supuesto que genera presión, pues estos servicios ofrecen un supuesto apoyo emocional y motivacional, pero no brindan las posibilidades que sí otorga la educación parvularia, donde se promueve el desarrollo de niños y niñas en un clima afectivo, donde se relacionan con sus pares en un entorno natural pero con intencionalidad pedagógica para estimular su aprendizaje, guiado por una profesional preparada que brindará experiencias con la finalidad de que desarrollen habilidades sociales, cognitivas y kinestésicas, que llevarán a los niños y niñas a ser ciudadanos, autónomos, integrales y participantes activos de una sociedad moderna. 

En mi ejercicio profesional en el pasado participé en algunos establecimientos educacionales colaborando en los procesos de admisión, donde vivencie la ansiedad que generaba en los padres y como esta sensación se la transmitían a sus hijos, por lo que no recomiendo a ningún padre someter a su hijo a un proceso de admisión pues puede generar una baja autoestima y perdida de motivación por ingresar al sistema educativo.

¿Los procesos de admisión en colegios generan segregación? 

Claro que sí, los genera. Pero debemos socializar los aportes que brinda la educación parvularia en el mundo privado y público, enfocarnos en la importancia del desarrollo infantil y en la estimulación temprana de los niños y niñas. Pues déjenme recordarles que sí existe un nivel educativo que los atiende desde su nacimiento, esa es la educación parvularia cuyo propósito es favorecer de manera sistémica, oportuna y permanente el desarrollo integral de los niños y niñas hasta su ingreso a la enseñanza básica.

Sin embargo, estamos conscientes que aún existen establecimientos educacionales privados que  conservan estos procesos de admisión y más terrible aún padres que deciden someter a sus hijos a éstos, pues consideran que dicho proyecto educativo les brindará mejores oportunidades de aprendizaje a los estudiantes, logrando así tener éxito académico, que más tarde se traducirá en un éxito laboral y económico lo que tiene que ver con un tema de competitividad en términos sociales.

Entonces, ¿el coaching viene a subsanar algunas deficiencias que tiene la educación que los niños reciben? 

Viene a aprovechar una situación que algunos establecimientos privados han generado, ofreciendo un servicio de coaching que busca entrenar a los niños y niñas para un proceso, asegurando que entregarán herramientas para que logren ingresar a un establecimiento de calidad, esta problemática se da principalmente porque se ha instalado en el sentido común el pensamiento de que lo privado es mejor que lo público, siendo que no hay ninguna evidencia para sustentar ese fundamento.

En una sociedad competitiva como la nuestra, ¿los niños se ven afectados por estos procesos educativos a tan temprana edad? 

Claro que se ven afectados, porque estos procesos generan una gran ansiedad y pueden llegar a ser muy frustrante. Por eso insisto, nosotros debemos priorizar que se masifique en las familias de la sociedad chilena los aportes que brinda la educación parvularia,  para que aumente la cobertura en las salas cunas y jardines infantiles, así nuestros niños y niñas estarán estimulados en su desarrollo desde temprana edad, preparados para enfrentar la vida en sociedad y esto no se logra con un entrenador particular sino que se logra en un jardín infantil. 

¿Existe un sistema con el que podamos reemplazar este tipo de selección en los colegios y nos ayude a prescindir del coaching? 

La solución es aumentar la cobertura en la educación parvularia y que rápidamente los establecimientos educacionales privados vayan implementando las disposiciones que establece la ley de inclusión escolar que permite que las familias tengan la posibilidad de elegir el establecimiento que más les gusta, de acuerdo al proyecto educativo que responda a sus necesidades e intereses sin condicionarlos a que pasen por algún tipo de selección que pueda provocar algún tipo de discriminación.