[Entrevista] Víctor Rojas: “Halloween no es una fiesta totalmente comercial, tiene una historia muy interesante”

Halloween es uno de los días esperados por muchos niños del país, para conseguir el disfraz más terrorífico de todo el grupo de amigos que sale a las calles a tocar timbres o golpear puertas y gritar al unísono “¡dulce o travesura!”. Los jóvenes y adultos tampoco se quedan atrás, son cada vez más frecuentes las fiestas masivas que destacan por su sobrecogedor ambiente y por la producción de los asistentes para caracterizar un personaje del mundo del terror.

Fiesta adoptada desde los Estados Unidos y adaptada a la realidad nacional que no es la única celebración acogida desde el extranjero. Navidad, Año Nuevo, Pascua de Resurrección o San Valentín también son festividades que la globalización ha llevado a gran parte de los rincones del mundo.

Estas tradiciones típicas de Chile o importadas desde otros países, que son conmemoradas por grandes y chicos, tienen una historia muy interesante y particular, principalmente el Halloween, casualidades desconocidas que constituyeron la festividad fueron desclasificadas por Víctor Rojas, académico de Pedagogía en Historia y Geografía en enseñanza media de la Universidad Bernardo O’Higgins.

¿Cuáles son las celebraciones propias del país que se han mantenido en el tiempo?

El “Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar” es todo un hito cultural desde 1960, aunque haya perdido el sentido de ser un festival de la canción y se popularizó, no deja de ser una expresión propia de la cultura chilena. Otro festival que convoca a la tradición de es el del “Huaso de Olmué”, ya que es una fiesta costumbrista que permite conocer más de las costumbres nacionales.

Pero, sin duda, los rituales de exaltación nacional están circunscritos al mes de septiembre – por el día de fiestas patrias y de las glorias del ejército – y al 21 de mayo, sobre todo en el mundo escolar para la formación de la identidad.

Además, el renombrado “año nuevo en el mar” es emblemático en Chile, es un patrimonio cultural inmaterial de todos los chilenos. Aunque hay variantes en el mundo, esta es una innovación con características chilenas.

Claramente hay celebraciones que se han perdido en el tiempo. Entonces, ¿cuáles han sido las más importantes que han quedado en los registros históricos?

A mediados del Siglo XX, los Carnavales Culturales denominados “Juegos Florales” se desarrollaban en distintos puntos del país. Fueron festivales de poesía y literatura donde renombrados personajes históricos participaron, como Rubén Darío en el jurado y la premio nobel Gabriela Mistral, que ganó un certamen.

La “Fiesta de la Primavera de Santiago” se celebraba cada temporada en la década de los sesenta, pero se fue perdiendo porque la organización fue decayendo por problemas de financiamiento u otros motivos.

Otra festividad que se esperaba mucho eran los carros alegóricos universitarios, instancia en que la gente se aglomeraba en las calles para disfrutar de estas obras de arte que transitaban por la Alameda.

Tras la nueva celebración de Halloween en Chile, ¿es absolutamente una fiesta adoptada y comercial?

No, el Halloween no es una fiesta totalmente comercial, sino que tiene una historia muy interesante. Los orígenes del Halloween tienen relación con la fiesta Celta del “Sanbain”, que se celebraba en el equinoccio de otoño, en la cual vestían de ropa oscura, como dolientes y penitentes, para no ser llevados por el espíritu de los muertos.

Luego, en el primer periodo de globalización, el Imperio Romano tomó elementos de diversas culturas y los difundió a lo largo del orbe. Con ello, el “Sanbain” adoptó el nombre de “All Hallows Eve”, luego de que el Papa Bonifacio IV incorporara esta fiesta al calendario cristiano en el Siglo VI. Fue en 1845, tras la época de la hambruna en Irlanda del Norte y la República de Irlanda, cuando la migración a Estados Unidos llevó el Halloween y ST. Patrick a los rincones de la costa Este de Norteamérica, principalmente a Nueva York.

Entonces, esta celebración se acondicionó y la gente entregaba pan con pasas a los mendigos porque creían que ellos iban a rezar por los deudos mediante esta obra de caridad. Sin embargo, comenzaron a ocurrir desmanes y asaltos; sumado a la conformación del ‘Ku Klux Klan’. Para evitar estos acontecimientos, las autoridades crearon una fiesta pública donde los niños se disfrazaban, concursaban por el mejor disfraz y les regalaban dulces en canastas con formas de calabaza. Con ello, lograron controlar el desorden e instaurar una festividad tradicional.

¿Por qué razón es tan tradicional decorar las casas o utilizar canastos de calabazas?

En un pueblo celta existió un mendigo holgazán que se llamaba Jack y lo único que hacía era beber, molestar a la gente y desafiaba al demonio. Entonces, un día, estaba acostado en las ramas de un árbol y el demonio le dice que se quiere llevar su alma. Jack lo desafió a ver quién llegaba más rápido a la copa del árbol, propuesta que ganó el demonio. Pero Jack, creyéndose muy astuto, hizo una cruz y le dijo “yo te dejo bajar si dejas de tentarme con el alcohol, el vicio y la maldad”. El demonio acepta y borran la cruz. Pero el demonio, muy hábil, lo sentenció a que su alma iba a deambular por siempre.

Entonces, esa alma quedó atrapada en una calabaza con su rostro de sufrimiento, por lo que la calabaza representa la cara de Jack deambulando por el mundo y la vela encendida simboliza el alma en pena del mendigo.

Ya que conocemos el contexto histórico de una festividad tan popular del último día de octubre, ¿este tipo de celebraciones extranjeras afectan a la identidad nacional de cada país o es una oportunidad para disfrutar y adaptar el festivo?

Yo lo veo como una oportunidad para conocer nuevas personas y entrar en contacto con otras culturas producto de la globalización, que hace que todas las culturas sean híbridas. No puedo definir qué es la identidad chilena pero todos sabemos qué es y no se pierde porque tenemos sentido de pertenencia y tenemos cosas distintivas en nuestro lenguaje, comida, voluntad de pertenecer, etc. Con las Festividades, nos damos cuenta que las culturas son híbridas donde exista globalización, algo que viene desde el imperio romano hasta hoy en día.