La revolución educativa en la sala de clases

De acuerdo a la publicación del diario “El Mundo” de España, en los próximos 15 años internet convertirá los colegios en entornos interactivos, los que transformarán las formas tradicionales de aprendizaje y la manera de ser docentes, padres y estudiantes.

Ser profesor no es fácil. Entre los extensos horarios de trabajo, la elaboración de planificaciones, o sobrellevar distintos temperamentos, hay que sumar la constante actualización del profesional antes el cambio generacional al que se enfrentan, tanto de los alumnos como de la forma en que se imparten los contenidos, factores que influyen considerablemente en el aprendizaje esperado.

Es por ello, que motivar a jóvenes que están altamente estimulados con diversas plataformas digitales y una infinidad de contenidos disponibles en la web, se vuelve complejo con el sistema tradicional de educación, siendo la proactividad un aliado para crear estrategias alternativas que capten la atención del estudiante.

Varios educadores han demostrado que sus metodologías “no tradicionales” cumplen con las exigencias del Ministerio de Educación. Uno de ellos es Mauricio Oyarzo, Alumni de Pedagogía en inglés para enseñanza básica y media de la Universidad Bernardo O’Higgins, que asegura que en la educación hay un concepto clave que es el aprendizaje significativo.

Mientras la experiencia del alumno no tenga relación con su contexto social o con las cosas que realmente le interesa, es difícil que te presten atención. Hay que darles un espacio para que ellos apliquen lo que saben pero en base a algo que realmente les motiva”, comentó el docente del Colegio Los Ángeles de la comuna de San Miguel.

Las técnicas son variadas y depende de cada profesor, Mauricio explica que la comunicación es fundamental para conocer los intereses y analizar un sistema pedagógico que evalúe los contenidos de forma entretenida. Es así como se deja de estudiar para obtener una buena calificación y se sienten capacitados para aprender cualquier cosa.

El maestro es primordial

En el mismo medio de comunicación mencionado anteriormente, se indica que el rol del profesor será importante para mostrar a los alumnos que hay que ser críticos con la información encontrada en internet, hay que seleccionar y acudir a las fuentes más fiables.

Ante ello, el Alumni dice que “hay que mezclar la formación profesional y la vocación, porque, por más vocación que uno tenga, si no tienes una buena escuela inicial te quedas sin herramientas; y sin vocación, no tienes la facilidad para ocupar estrategias modernas y contingentes”. Es por ello que destaca su paso por la UBO, ya que la experiencia en la Universidad le ha permitido desenvolverse con más confianza en el ejercicio docente.

 Es así como este quiebre en la manera que se imparte la educación ha impactado no solo a los niños y jóvenes, sino que también al plantel antiguo de profesores, ya que ellos también deben actualizar sus metodologías a las necesidades que las nuevas generaciones van demandando, siendo – muchas veces-, académicos recién titulados quienes les enseñan a implementar otros mecanismos evaluativos y, los más veteranos, aportan con los años de experiencia en el medio.

En el colegio ha sido espectacular, porque se ha generado un feedback muy interesante. Creo que hay más ganas de aprender y actualizarse que resistencia al cambio, porque todo buen profesional va a buscar instruirse y tener claro que uno no deja de estudiar porque todo va cambiando y hay que adaptarse”, señala Mauricio Oyarzo.

Entonces, romper el esquema tradicional no significa que los contenidos obligatorios no serán asimilados correctamente, sino que puede generar un aprendizaje que permanezca en el tiempo y no se olvide tras rendir la evaluación escrita. Por lo tanto, educar no significa estar sentado tras un escritorio, porque el desarrollo de habilidades creativas ha hecho que otros sistemas educativos en el mundo sean tan exitosos como los que se desean replicar en Chile.