Marea Roja: La reiterada pesadilla de los pescadores

Según informó el diario “La Tercera”, en 2016 y 2017 se registraron episodios de marea roja en el sur del país, generando grandes pérdidas económicas a los pescadores locales. Este año, se detectó la presencia de 350 microgramos de veneno, superando el límite permitido de 80 mcg.

Nuevamente Chiloé. Al parecer, la naturaleza no da tregua y vuelve a azotar la Marea Roja en la zona sur de la isla, provocando el cierre de zonas de extracción de mariscos y, por lo tanto, afectando la fuente laboral de chilenos que solo perciben ingresos de los recursos obtenidos desde el océano austral del país.

La floración de algas nocivas, popularmente conocida como Marea Roja, ocurre cuando colonias de microalgas (fitoplancton) se multiplican, llegando a elevadas concentraciones, produciendo toxinas que tienen efecto en las personas y en todos los seres vivos que habitan el ecosistema, explica el Investigador del Centro de Investigación en Recursos Naturales y Sustentabilidad (CIRENYS) y académico de la Universidad Bernardo O’Higgins, Carlos Lara.

“La ocurrencia de estos eventos nocivos para el ambiente, descritos en algunos lugares del hemisferio norte desde 1840, entre sus impactos negativos incluye la muerte de aves marinas, moluscos y comunidades bentónicas, corales y algas. Además, la producción de toxinas produce alteración del hábitat marino y estructura trófica”, detalla el docente.

De acuerdo a lo expuesto por el investigador, desde al menos 20 años ha sido descrita la ocurrencia de estos eventos nocivos en Chile. Pero el último tiempo, la Marea Roja se ha presentado con mayor agresividad, situación que preocupa a las autoridades locales porque está avanzando rápidamente en el territorio chilote, temiendo que la situación se vuelva insostenible como hace dos años, que abarcó desde las costas de Valdivia hasta Aysén.

Estos eventos están asociados a un efecto antropológico, porque “se modifican las condiciones ambientales locales y, por si fuera poco, el efecto del cambio climático parece generar condiciones propicias para su ocurrencia”, revela Carlos Lara, entendiendo que el calentamiento global está provocando que la floración de algas nocivas “aumente dramáticamente su intensidad y niveles de toxicidad”. Sin embargo, no descarta que otros factores influyan, principalmente, apuntando a la responsabilidad de la acción humana.

En la siguiente imagen, podrán comprender el factor climatológico que menciona el investigador de CIRENYS

“Como ha sido descrito por una estudio científico liderado por Jorge León-Muñoz y colaboradores en la revista científica de corriente principal ‘Scientific Reports’, la coincidencia de varios eventos anómalos a nivel atmosférico y oceanográfico – como  El NIño, y otro índice polar llamando Southern Annular Mode – pueden hacer sinergia con anomalías locales, generando condiciones propicias para la ocurrencia de estos eventos nocivos en sistemas oceánicos adyacentes y, porque no, lejanos a la Patagonia”, comenta Lara.  

Además de la preocupación por la salud de la población ante el consumo de mariscos que porten Marea Roja, es otro verano que los pescadores de la zona se ven de brazos cruzados ante un fenómeno que, como especifica el académico de la UBO, es muy probable que se repita todos los años, porque la naturaleza acuática del sector está en amenaza latente de que se reactive el evento, por lo que deberán prepararse para enfrentar las próximas temporadas estivales.