Pago Oportuno: Facilitando el emprendimiento en Chile

Uno de los principales obstáculos del emprendedor actual es tener la capacidad de financiamiento a largo plazo, debido a la poca regulación que existe en los pagos de los clientes. Es por esto que el Gobierno propuso el proyecto de ley “Pago a 30 días” o más conocido como “Pago oportuno”, el cual pretende agilizar los tiempos de remuneración legal de 60 a 30 días, con el objetivo de apoyar a las Pymes y su financiamiento, entendiéndose como pyme una empresa pequeña o mediana en cuanto volumen de ingresos, patrimonio y trabajadores.

Según lo publicado en el sitio web de la Cámara de Diputados, el proyecto se encuentra aprobado de forma general tras dos sesiones en que las autoridades debatieron sobre el tema, donde finalmente reconocieron como ejes principales dejar un plazo fijo general de 30 días para el pago de las facturas y eliminar cualquier tipo de inflexión que permita a las grandes empresas extender el plazo fijado para los pagos de sus deberes.

El objetivo es que las empresas estatales y el sector público paguen a 30 días. Lógicamente, el sector privado también debería incentivarse al respecto pero hay que matizar este efecto, ya que cuando finalmente se produzca este cambio, evidentemente los que van a resultar más beneficiados son las Pymes, porque hoy las únicas empresas que tienen respaldo financiero para soportar que una factura les sea pagada a más de 60 días son las más grandes, pero las más pequeñas no tienen posibilidad de resistir”, explicó Raúl Romero, académico de la Escuela de Ingeniería Comercial de la Universidad Bernardo O’Higgins.

Este cambio en la legislación no será inmediato ya que, según nos explicó Romero, existirá un plazo de transición desde los 60, 45, hasta llegar a los 30 días para efectuar los pagos, todo esto en un periodo de 4 años.

Lo que pasa hoy es que se produce una imperfección en un mercado que teóricamente debería apuntar a ser de competencia perfecta. Esto corresponde a que el mercado deja se ser atomizado, lo que se conoce como ‘oligopolio’, que consiste básicamente en la reducción de empresas en el mercado”, comentó el experto.

Este nuevo proyecto de Ley contempla, además, sanciones para quienes no cumplan con las nuevas normativas establecidas por el Gobierno, según se estipula en la información entregada por la Cámara de Diputados, donde especifica que existirá un impuesto a quienes mantengan una deuda, la que estará vigente hasta la fecha de pago.

Finalmente, este proyecto de Ley generará una cadena de beneficios en que los principales actores serán los primero y medianos empresarios, quienes tendrán la posibilidad de emprender con un respaldo legal más sólido y sin el riesgo de un quiebre económico al poco tiempo de abrir las puertas del negocio, teniendo que retirar sus productos y servicios del mercado.