Alerta Ambiental: Recomendaciones y cuidados ante enfermedades respiratorias

Temperaturas extremas, falta de ventilación y mala calidad del aire, son solo algunas de las razones por las que muchos santiaguinos han sucumbido ante las enfermedades respiratorias. Cómo prevenirlas y cuándo consultar, la Universidad Bernardo O’Higgins entrega las respuestas.

Tras una semana de alertas ambientales a raíz de las malas condiciones de ventilación en Santiago, el llamado de las autoridades es a prevenir. Evitar hacer actividades deportivas, no encender calefactores a leña o derivados de la madera, ni realizar quemas agrícolas, son solo algunas de las recomendaciones.

Según cifras del Servicio de Salud Metropolitano Norte, durante la semana 23 se vivió el pick en consultas de urgencia por causas respiratorias, con 180 mil egresos hospitalarios, 50 mil más, con respecto a misma semana del año anterior. Al contrario de lo que se esperaba por la mala calidad del aire, la semana pasada se presentaron 35 mil casos menos, que el mismo periodo en 2016.

“El frío disminuye la inmunidad del individuo, por eso, por ejemplo,  durante los cambios estacionales la gente se enferma más. Finalmente las oscilaciones térmicas son las que más dañan”, indica el kinesiólogo de la Universidad Bernardo O’Higgins, Mauricio Araya.

Hay tres variantes que inciden en la proliferación de enfermedades: el frío, la cantidad de virus circulantes y la contaminación. Para ello, hay dos estrategias preventivas que es fundamental seguir; la vacunación, lo que evita brotes de enfermedades; y la educación de lavado de manos, esencial para impedir la propagación de virus y bacterias.

“Las bacterias se reproducen en espacios oscuros, húmedos y de temperatura cálidas, por lo mismo, es importante ventilar las habitaciones por 15-20 minutos, dejar que entre el sol, muchos microorganismos mueren con el sol, la ventilación y luminosidad”, agrega Araya.

Otro factor importante en la transmisión de enfermedades, es el hacinamiento que existe en colegios y jardines infantiles, lo que ha facilitado que los niños se conviertan en vectores: reproduciendo virus y contagiando a toda familia. Los virus y bacterias son transmitidos por gotas, las que en un estornudo pueden expandirse hasta 1,20 metro, por lo que todo tipo de aglomeración de personas beneficia el contagio de enfermedades.

RECOMENDACIONES:

  1. Vacunarse.
  2. No fumar.
  3. Lavado de manos.
  4. Evitar zonas de alta concurrencia o hacinamientos.
  5. Abrigarse, pero no “sobre abrigarse”.
  6. Evitar calefacción alta en contaminación, preferir estufas eléctricas. En caso de utilizar estufar a parafina, encender y apagar fuera del hogar.
  7. Saneamiento de la vivienda básica.
  8. Frente a síntomas, consultar oportunamente.

ANTE QUÉ SÍNTOMAS CONSULTAR:

Menores de 6 meses: tos, fiebre, dificultad respiratoria, que deje de mamar.

Menores de 2 años: dificultad respiratoria, ronquidos en el pecho, dejan de comer, silbidos en el pecho, fiebre de más de 48 horas.

Adultos mayores de 60 años: tos por más de 48 horas, pérdida del apetito y delirio –cuando normalmente son personas sanas. A veces una de las únicas manifestaciones de infección es el delirio.

CIFRAS:

  • El 21,7% de las consultas de Urgencia durante el año 2016 en el Hospital Roberto del Río, se debieron a causas respiratorias. De ellas, el 47,1% correspondieron a infecciones respiratorias agudas altas, mientras que el 22,2% a bronquiolitis o bronquitis aguda.
  • Desde el Servicio de Urgencia se hospitalizaron un total de 4.913 pacientes durante el año 2016. De ellas, un 35,6% corresponde a patologías respiratorias. Las edades de los pacientes, fluctuaron entre menos de un mes y los 19 años, siendo el 61% de ellos, de sexo masculino.
  • De junio a septiembre se presenta la mayor cantidad de casos, siendo en julio el pick. La media de hospitalización es de 4 días (en un rango de 1 a 103 días).
  • De los 1856 egresos con diagnóstico principal de infección respiratoria aguda baja, el 60,8% correspondió a Neumonías, mientras que la influenza solo el 5,7%.
  • De los egresos, el 74,4% de los casos corresponde a menores de 2 años, dentro de ellos, el subgrupo de 6 meses a 1 año, fue el de mayor frecuencia con 403 casos.
  • Entre las causas más comunes de desarrollo de enfermedades, destaca con un 57,9% el virus respiratorio sincicial.

 

RECOMENDACIONES PARA PERÍODOS DE GESTIÓN DE EPISODIOS CRÍTICOS:

  • Prefiera el transporte público y/o comparta su auto.
  • Prefiera la bicicleta para viajar hacia su lugar de trabajo o estudio
  • Respete siempre la restricción vehicular.
  • Mantenga su vehículo con la revisión de gases al día.
  • Cambie el aceite del motor antes de su vencimiento.
  • En días de alerta, preemergencia y emergencia no encienda chimeneas ni calefactores (está prohibido).
  • No fume al interior de su casa, lugar de trabajo o estudio.
  • No realice actividad física en días de alerta, preemergencia y emergencia ambiental.
  • Consulte  antes de comprar un calefactor, cuales son certificados con sello verde o autorizado y de baja emisión.
  • Antes de barrer la calle, humedezca el suelo.
  • No queme hojas ni basura.
  • Plante un árbol y cuide las áreas verdes.
  • Difunda estas recomendaciones entre sus vecinos
  • Denuncie a quienes no respeten las medidas adoptadas para los días de alerta, preemergencia y emergencia.

(Fuente: Ministerio del Medio Ambiente)

Traducir
Abrir chat