[Entrevista] Javier Gallo: “En ausencia de síntomas, hay que consultar para prevenir”

Observar bellos paisajes, ser testigo de días maravillosos o distinguir entre el negro y el blanco es un privilegio que debiese ser valorado y chequeado periódicamente, debido a que las enfermedades oculares están aumentando sin distinguir edad, sexo o los cuidados que ha realizado autónomamente.

Desde patologías sintomáticas: miopía, astigmatismo o hipermetropía; hasta las silenciosas como el glaucoma o cataratas, son algunas de las enfermedades a los que se enfrenta la población al no acudir al especialista, arriesgándose a una consecuencia irreversible como la ceguera, por lo que antecedentes familiares o molestias visuales deben ser motivo de consulta oftalmológica periódica.

Para tomar conciencia de la salud visual, el académico de la Escuela de Tecnología Médica de la Universidad Bernardo O’Higgins, Javier Gallo, nos explica la importancia de visitar frecuentemente al especialista ocular.

 

¿Por qué es importante acudir periódicamente al oftalmólogo?

 

La única manera de estudiar la salud visual es realizando un examen oftalmológico y, por supuesto, un examen complementario para la salud general, ya que, se pueden detectar las diversas patologías que presentan síntomas o son silenciosas, pero también se pueden pesquisar patologías metabólicas como la diabetes. Por lo tanto, en términos generales, se recomienda un chequeo oftalmológico anual, especialmente en pacientes menores de 10 años y mayores de 40 años.

 

¿Esta medida también es válida para personas que no tienen antecedentes familiares?

 

Es cierto que los antecedentes familiares son un ‘signo’ de alerta, pero la ausencia de éstos no es excluyente de padecer alguna enfermedad, por lo que, la única manera de diagnosticar y tratar oportunamente es por medio de los exámenes que realizamos como tecnólogos médicos al menos una vez al año, sin embargo, si existiesen más antecedentes, la frecuencia de chequeos va a variar dependiendo de cada caso.
¿Cuáles son las enfermedades oculares más frecuentes en la actualidad?

 

Cuando uno habla de enfermedades visuales, inmediatamente las personas piensan en ‘miopía’, en un paciente que usa lentes y tiene dificultad de visión lejana. Sin embargo, técnicamente, la miopía, hipermetropía y astigmatismo no corresponden a una enfermedad ocular, sino a una condición ocular llamada  ‘vicios de refracción’.

Sin duda que los vicios de refracción son los más frecuentes y, actualmente, se ha visto un incremento de estas patologías por el uso excesivo de computadores, celulares  y pantallas en general, aunque algunos estudios concluyen que este aumento tendría que ver con la disminución de actividad al aire libre.

Además de los vicios de refracción, encontramos la diabetes y, de la mano, la retinopatía diabética que está relacionada con el sedentarismo.
¿Cuáles son las señales a las que debemos estar atentos para visitar al médico especialista?

 

De todas formas, en ausencia de síntomas hay que consultar para prevenir. Aclarando esto, los síntomas evidentes y recurrentes son la visión borrosa y cefalea, el dolor ocular, la fotofobia, visión de halos de colores alrededor de las luces, presentar visión de luces sin tener ningún estímulo externo, entre otros.
¿Cuál puede(n) ser la(s) razón(es) por la que los chilenos no van frecuentemente al oftalmólogo, a diferencia de otras especialidades?

 

Desde el punto de vista del Tecnólogo Médico, los dos puntos relevantes son el acceso, porque los pacientes no conocen las facultades que nos entrega la Ley 20.470 o no nos reconoce como un profesional de la salud visual, por lo que disminuyen los chequeos oftalmológicos ante las pocas horas de consulta que tienen los médicos especialistas.

El otro factor es la educación, ya que los tecnólogos médicos en oftalmología y optometría estamos encargados de la educación de la población en lo que respecta a las afecciones oculares para que tomen conciencia de las patologías visuales, síntomas y prevención en general. Entonces, si es bajo el acceso, menor es la educación que reciben las personas.