UBO conectó sus dos edificios de Rondizzoni a través de puente aéreo

Con la instalación de un puente aéreo, que unió los dos edificios de la Universidad Bernardo O’Higgins ubicadas en Rondizzoni, se completó una de las etapas finales del proyecto de ampliación que busca generar más espacios de trabajo, investigación y recreación para su comunidad.

La estructura, que cruza la emblemática calle Fábrica, pesa diez toneladas y posee una ascensión de 30 metros. Esto permitirá que un estudiante que se encuentre en el tercer piso de uno de estos edificios pueda llegar a las diferentes áreas del otro sin necesidad de salir del ambiente universitario.

Respecto de este proyecto, Claudio Ruff, rector de la Universidad Bernardo O’Higgins, destacó que “es una importante obra de ingeniería, la cual entre sus cualidades destaca que resiste las condiciones de un país sísmico y además le entregará una proyección visual armónica al sector”.

Asimismo, por seguridad, la pintura del puente aéreo no contendrá fosfato de tris-cloroetilo, lo que previene la propagación incendios.

Sergio Bascuñan, jefe de proyectos de infraestructura, afirmó que “tanto el edificio como el puente de conexión, han cumplido nuestras expectativas, considerándola una obra de ingeniería importante, en la cual hemos tenido que trabajar en equipo junto con Arquitectura, la inspección técnica de obra, la Constructora AXIS y la UBO”.

Cabe destacar, que esta edificación sustentable se planificó desde el 2014, comenzando su construcción hace un año, para empezar a funcionar durante el primer semestre del 2020 y albergar las carreras de la nueva Facultad de Ciencias Médicas (Obstetricia y Puericultura, Enfermería, Química y Farmacia, y Medicina Veterinaria).

Traducir
Abrir chat