Ley que moderniza el sistema de relaciones laborales para permitir la conciliación entre trabajo y familia y facilitar la inclusión ¿Un avance en los derechos laborales?

Son cuatro las propuestas de modernización laboral del presidente Sebastián Piñera: La reforma al Sence; el perfeccionamiento de la Dirección del Trabajo; el cambio a las normas colectivas y el proyecto de adaptabilidad laboral. En esta columna me quiero referir especialmente a esta última propuesta.

Los objetivos de esta iniciativa son dar un empuje a la creación de trabajos de calidad, dignos e inclusivos y afrontar los desafíos de la modernización y el avance de la automatización de los procesos industriales.

Uno de los aspectos que ha generado más debate ha sido lo relacionado con la jornada de trabajo y los efectos que puede tener su distribución en cuatro días.

El proyecto de ley señala que la jornada de trabajo no se podrá distribuir en más de seis días ni en menos de cuatro días, y complementa diciendo que en ningún caso el trabajador podrá permanecer en el lugar de trabajo por más de 12 horas continuas, considerando la jornada ordinaria, la extraordinaria y los descansos. Se ha criticado esta iniciativa, ya que puede ocurrir que el trabajador pase más tiempo trabajando, lo que no iría en concordancia con la conciliación de la familia y el trabajo. Habrá que estarse al avance legislativo del proyecto en lo que queda del año, para precisar si se va a mantener o no este grupo de normas y como se va a relacionar esto con la reducción de la jornada de trabajo a 40 horas, proyecto que fue presentado por un grupo de parlamentarios.

Finalmente quiero detenerme en los aspectos, que a mi entender causan consenso en el mundo de las relaciones laborales y que requerían ser modernizados. El primero dice relación con las modificaciones al trabajo de niños, niñas y adolescentes, incorporando la figura del trabajo adolescente protegido y aumentando significativamente las sanciones hasta un tope de 60 UF para las grandes empresas en el caso de vulneración de las normas sobre trabajo infantil.

El segundo tiene que ver con ampliar la investigación y sanción tanto del acoso sexual, como del acoso laboral, incorporando la figura de un tercero que puede agilizar la investigación de estas vulneraciones que traen consecuencias devastadoras para la salud física y mental de los trabajadores.

Estimo que en general, estas iniciativas van en el rumbo correcto, aun cuando no soy de la opinión de reducir la distribución de la jornada, pues no hay una opinión técnica unánime de los efectos que esto puede tener en la flexibilidad de los mercados de trabajo.

Mg. Fernando Hidalgo Araya

Docente Coordinador de Vinculación con el Medio y Aseguramiento de la calidad

Facultad de Ciencias Sociales

Escuela de Derecho