[Entrevista] “Soy una seguidora de la corriente que lleva a cabo investigaciones para solucionar problemáticas sociales”

Sphagnum es el nombre científico de un musgo conocido popularmente como Pompón, planta delicada que crece en ecosistemas equilibrados como Las Turberas, humedales que se extienden desde la Región de Los Ríos hasta la de Magallanes.

La Dra. Carolina León, Directora del Centro de Investigación en Recursos Naturales y Sustentabilidad (CIRENYS) de la Universidad Bernardo O’Higgins, está realizando una investigación basada en su proyecto Fondecyt 11150275 en la Isla Grande de Chiloé.

La investigadora viaja constantemente a Ancud, Dalcahue, Chonchi y Quellón para verificar en terreno, junto a su equipo, el avance del proyecto que encabeza.

¿De qué se trata el proyecto que está liderando?

Lo que estamos haciendo es probar técnicas para que el Pompón pueda crecer más rápido, porque si se recolectara de forma sustentable, el ciclo demora 10 años. Entonces, la idea es reducir ese tiempo a la mitad y mejorar las técnicas de recolección de la planta.

¿Cómo surge esta investigación?

Surge como una necesidad ciudadana más que una inquietud personal, por lo que va a ser un aporte directo a una problemática local, sobre todo en un territorio donde la gente se siente abandonada. De esta manera podemos generar un impacto con la creación de un valor asociado a la ciencia, contribuyendo a un problema efectivo.

¿Por qué es tan importante esta planta para la comunidad chilota?

El musgo es, principalmente, de uso comercial. Pero no en Chile, sino que la totalidad de su extracción se exporta, por lo que es una fuente de ingreso importante para muchas familias. Sin embargo, la explotación fue desmedida y ha provocado consecuencias muy negativas para los ecosistemas naturales en que crece: las Turberas.

¿Cuál es la propiedad principal del Pompón para que fuese extraído en grandes cantidades?

Lo que hace que esta planta sea tan cotizada en el mercado es por el hecho de que funciona como sustrato para la tierra, ya que tiene la capacidad de retener mucha agua y, en casos de escasez hídrica, sirve para sustentar el ecosistema. Para llevarlo a un ejemplo cotidiano, el musgo tiene una función similar a la esponja que le ponen a los arreglos florales para mantenerlos en buen estado.

¿Cuáles son los próximos desafíos en esta materia?

Queda mucho por estudiar e investigar con el equipo de investigadores, ya que el informe debe estar listo en noviembre de 2018. Aún está en fase de prueba la adaptación a las técnicas que se efectúan en Canadá, país que tiene un ecosistema parecido al que tenemos en Las Turberas del sur de Chile donde crece esta planta.

¿Qué la inspiró a realizar esta investigación?

Soy una seguidora de la corriente que lleva a cabo investigaciones para solucionar problemáticas sociales, porque finalmente tiene una implicancia en favor de una comunidad que necesita resolver dificultades que afectan al desarrollo de sus labores cotidianas, donde el reconocimiento y agradecimiento de la gente es impagable.  Además, somos un grupo que lidera la red de investigadores asociados a este tipo de ecosistemas.

Share this post