Llegó el invierno…y con él, las enfermedades respiratorias

Actualmente, las enfermedades respiratorias son la tercera causa de muerte en nuestro país y una de las principales consultas en los centros de salud en temporada invernal, principalmente en niños y adultos mayores. 

Infecciones respiratorias como las gripes, resfríos, faringitis u otitis son enfermedades que causan un conocido y desagradable malestar corporal pero no genera una alta demanda de hospitalización. Sin embargo, los virus que llegan con el frio como el VRS, influenza, parainfluenza o metaneumovirus provocan el colapso de los servicios de urgencia ante los complejos cuadros médicos que se presentan a diario.

Las personas asmáticas también requieren de cuidados especiales, ya que la combinación entre el material particulado que permanece en el ambiente de diversas ciudades del país y aquellos virus que están en todos los espacios comunes pueden generar cuadros de bronquitis o neumonía.

Mauricio Araya, académico de la Escuela de Kinesiología de la Universidad Bernardo O’Higgins, explica que las principales causas de estas situaciones son el frío o bajas temperaturas, aumento de virus circulante y aumento de la contaminación. “En los meses de invierno, estas condiciones se cruzan y, en conjunto con la falta de ventilación en la cuenca de Santiago, se traducen en un aumento de consulta por enfermedades respiratorias. En mi experiencia lo más determinante en el aumento de casos son las bajas temperaturas”, aclara el profesional.

Para el docente, evitar este tipo de enfermedades se logra  cuidando principalmente boca y nariz, “para ello,  debemos utilizar ropa adecuada que nos ayude a mantener el calor, no sobre abrigarnos, ya que esto se traduce en que sudemos como forma de disipar calor, mojemos nuestra ropa y al momento de desabrigarnos esta se enfríe reduciendo nuestra respuesta inmunológica, poniéndonos vulnerables a contraer infecciones respiratorias agudas (IRA)”.

A juicio de Araya, el sistema de salud está más preparado para contener el aumento de las consultas por estas causas porque presenta mayores y mejores dispositivos sanitarios, mejorando el acceso a la atención oportuna de las personas que llegan con síntomas respiratorios, “pero también porque se han dispuesto políticas preventivas como la campaña de vacunación contra la influenza que permite disminuir el contagio, proliferación e IRA grave por esta causa en los grupos objetivos a vacunar (niños menores de 6 años, mujeres embarazadas, adultos crónicos, adultos mayores y personal de salud)”, recalca.

Cabe mencionar que las personas que fuman tienen mayores probabilidades de enfermar por cuadros respiratorios agudos y deterioro de la función pulmonar en su vida posterior. Por esto es imprescindible establecer políticas preventivas y de control del hábito tabáquico.

Principales síntomas de las enfermedades respiratorias:

Los síntomas de las IRA pueden ir desde un simple coriza nasal y decaimiento por un par de días, hasta el deterioro importante de la función respiratoria, lo que puede comprometer la vida. Pero desde el punto de vista de las IRAs, es preciso consultar cuando:

Niños: Si es menor de un año y está inapetente, tiene fiebre mayor a 38°C, dificultad (se le hunden las costillas) y quejidos al respirar.

Adultos mayores: Si es mayor de 65 años, está decaído, tiene dolor tipo puntada en el tórax, dificultad respiratoria y delirio.