[Entrevista] Carolina Mellafe: “Un regalo que aporte en el desarrollo personal y social es más enriquecedor”

Quedan pocos días para que el “Viejito Pascuero” visite nuestros hogares y deje regalos para toda la familia bajo el árbol navideño, una magia que los niños disfrutan y esperan cada mes de diciembre para recibir esos juguetes que tanto han esperado. Sin embargo, ¿sabemos si nuestro querido personaje navideño conoce la utilidad de estos aparatos?

La televisión, las revistas o los amigos influyen en la preferencia de los más pequeños de la casa a la hora de escribir la carta con destino al polo norte, gustos que no necesariamente van a apoyar el desarrollo intelectual, motriz y social del menor, factores que la persona que obsequia puede tener en cuenta al momento de regalar.

Si aún piensas en el regalo ideal, la académica de la Escuela de Terapia Ocupacional de la Universidad Bernardo O’Higgins, Carolina Mellafe, nos aclara los obsequios que debemos buscar y su importancia para el crecimiento infantil.

¿Qué se debe considerar al momento de buscar un regalo?

Regalar un juguete seguro y llamativo, que recoja los intereses de los niños y que sea significativo. Para reconocerlo, es más fácil reconocer la etapa del ciclo vital: para un niño pequeño, es clave un juguete con luces y sonidos porque son más didácticos; para los preescolares, aquellos que relacionados con las habilidades que van adquiriendo en esa etapa, como el uso del lápiz y la grafomotricidad; para los niños más grandes, de preferencia son los juguetes con habilidades más específicas, como los juegos de coordinación bimanual o simbolismos, entre otros.

¿Qué factores nos indican que es el juguete ideal?

Lo primero es conocer las características, necesidades e intereses de la persona que le voy a regalar. Principalmente, hay que considerar, como característica principal, que los tramos de edad correspondan y que el material sea durable, bueno e higiénico. También, es importante considerar las habilidades que pueden desarrollar utilizando el juego.

¿Podríamos hablar de que existen juguetes más útiles que otros?

Más que eso, depende de la interacción que hay con el juguete, ya que, si la persona que regala se encarga de jugar con el menor, éste último va a desarrollar la interacción y adaptación, porque el adulto puede cambiar condiciones, reglas o usos del juego, por lo tanto, su utilidad va a ser mayor. En cambio, si dejamos solo al niño con el juguete, puede analizar, conocer, explorar y manipular el objeto, pero no tendrá el incentivo de idear nuevas funcionalidades, por lo que terminará dejándolo de lado.

¿Cuáles son los beneficios de un regalo útil?

Desde la Terapia Ocupacional, el juego es la base de la ocupación en un niño. Sin juegos, el menor no puede desarrollarse ni desenvolverse en el mundo en habilidades cognitivas, sociales o motoras. Entonces, es importante el tema del juego para desarrollar las habilidades, porque para ellos es la forma de conocer el mundo, desarrollarse y de adquirir nuevas cosas.  En base a esto, el aprendizaje es un circulo que implica variables sociales, emocionales, cognitivas y motoras; ahí también está el alcance de que el juego no es en solitario.

¿Es recomendable regalar elementos vinculados a la tecnología?

Desde nuestro punto de vista profesional, la tecnología es un aporte, una herramienta de crecimiento que puede generar espacios sociales, aunque está más asociado a su uso en solitario. Existen algunos videojuegos que refuerzan áreas cognitivas como la memoria, concentración, atención, seguimiento de instrucciones, pero queda cojo el tema de creatividad o participación social, debido a que el juego es un proceso creativo, donde uno tiene que idear, planificar y ejecutar, implicando distintos pasos de una praxis que con un aparato tecnológico no se desarrolla completamente.

Entonces, ¿Cuál es el regalo más adecuado para los niños?

Todo depende de la etapa o ciclo vital. Un juego puede derivar en muchos juegos, como, por ejemplo, una simple pelota puede ser utilizada en actividades que potencian el desarrollo de la motricidad fina o gruesa, la interacción con otros pares o el factor emocional, entonces esas cosas ayudan a la formación integral del niño. No recomendaría aquellos que no cumplan con estándares de seguridad, que tengan piezas pequeñas o de material poco durable. Pero, en general, creo que todo aporta al desarrollo.

¿Los juegos o juguetes pueden generar una diferencia en los niños?

En rigor, nuestra población está cada vez más individualista y competitiva, por lo que la instancia de dar un regalo que aporte en el desarrollo personal y social es más enriquecedor para el niño. La infancia es un periodo de crecimiento y desarrollo de habilidades para la vida posterior, entonces, el ensayo y error que se genera en la instancia es el consolidado de conocimiento a futuro.

La invitación es a mirar a quién le va a regalar: cuáles son sus intereses, sus necesidades o con qué estaría feliz. Una mirada real a la persona que quieres regalar es el mejor regalo que aquello que pienso le gustaría recibir o me gustaría recibir.