Realidad extendida en el aula: Acelerando realidades en pandemia

Para nadie es una novedad que el Coronavirus y su variante letal el COVID-19, vino a cambiar las vidas de todas las generaciones que habitan hoy el planeta. Esperábamos quizás una gran guerra, un evento ambiental catastrófico o tal vez la visita de viajeros espaciales, pero no imaginamos con certeza la propagación de un virus que afectaría fatalmente a miles de personas y que nos obligaría a cambiar nuestras rutinas diarias restringiendo inevitablemente las libertades personales.

La principal restricción y la que en definitiva nos ha traído mayor dificultad, es la social. Las cuarentenas, las distancias sociales y otras medidas tomadas por las autoridades del mundo para disminuir la propagación, han resultado en una suerte de involución de las habilidades sociales. A su vez, nos ha obligado a adaptarnos a la nueva realidad trasladando nuestras rutinas diarias al hogar; el trabajo se transformó en homeworking, las celebraciones en partyhouse, las compras del hogar se han transformado en delivery y la producción del conocimiento en homeclass.

Es en esta última donde existe más debate con respecto a su importancia y efectividad. Las clases en línea han sido la respuesta al problema educacional en pandemia, eliminando el riesgo de la presencialidad para jóvenes y niños. Sin dejar de reconocer la importancia de los vínculos sociales que ostenta la presencialidad, la educación en línea ha demostrado multiplicar el número de competencias, mejorar las formas de aprendizaje y acelerar la provisión de conocimiento y hoy por hoy, explora en atender el rol social a través de la realidad virtual, en donde puede jugar un papel principal de conexión entre la presencialidad y la virtualidad.

La realidad extendida

La realidad extendida es un concepto que requiere de hardware y software complejos, pero que hoy están al alcance de cualquier persona. Se requiere de lentes especializados y de guantes con sensores para poder conectarse a sofisticados programas con diferentes funcionalidades. La realidad virtual o VR, es una experiencia de un escenario digital, bloquea lo real introduciéndonos a un mundo digital; la realidad aumentada o AR, nos muestra objetos digitales como hologramas estáticos con los que no podemos interactuar y la realidad extendida o XR, nos entrega una experiencia completa, es decir, objetos digitales en contextos reales.

Actualmente la realidad extendida se desarrolla en muchos ámbitos del conocimiento. Empresas como magicleap.com y nreal.com están revolucionando la industria estimando el tamaño de mercado en más de 209 mil millones de dólares al 2.022. Esta tecnología entre otros, se utiliza en la manufactura para realizar múltiples diseños; en la industria militar para el entrenamiento sin presencialidad; en la industria de los videojuegos para multiplicar la experiencia fantástica del usuario: half-life alyx es moda hoy en el viejo mundo.

XR en el aula

Respecto al ámbito académico, como ya hemos advertido, se suscitan múltiples debates respecto a su funcionalidad, con críticas dirigidas especialmente a ciertas habilidades sensoriales anuladas en un ambiente virtual. Es en este punto en donde entra en juego la realidad extendida, donde aquellas debilidades de la digitalidad se transforman en oportunidades de interacción avanzada con la red, logrando a través de nuevas tecnologías de gráficos y sensores táctiles, entregar una experiencia nueva a los sentidos, solo comparada con la presencialidad. Ofrecerá a los estudiantes la oportunidad de explorar el cuerpo humano, de generar empatía en relaciones sociales, de viajar en el tiempo y tal vez entender la teoría de la relatividad del mismo Einstein.

La realidad aumentada transformará el aprendizaje de variadas ciencias. En la medicina, permitirá el estudio de los seres humanos y sus órganos con imágenes digitalizadas sin necesidad de contacto físico, la empresa Anatomyou VR ya explora en esto; en el ámbito de las humanidades permitirá la interacción y colaboración de estudiantes en salas de clases virtuales ubicadas al otro lado del mundo, en donde la empresa Universiv lleva la delantera; en el ámbito de la educación empresarial, permitirá acceder a los mercados económico-financieros más importantes, testeando en vivo, cada una de las partes de la cadena de suministros. Entre otras virtudes, permitirá un aprendizaje más rápido evitando distractores en técnicas de estudio; un mejor desarrollo de actividades prácticas; un mejor testeo de las habilidades obtenidas por los estudiantes y una mayor exactitud en la obtención de datos en actividades de campo.

Nos encontramos frente a una realidad, una realidad aumentada, con numerosos detractores que prefieren la interacción presencial con los estudiantes para un proceso educativo integral, basados principalmente en la escritura para el procesamiento y la obtención del conocimiento. Sin embargo, la escritura, con cerca de 5.200 años de antigüedad, no es la única herramienta para alcanzar el conocimiento; existen 13 formas distintas de aprendizaje del ser humano, muchas de ellas se practican desde hace cientos de miles de años atrás.

Como reflexión final y observando experiencias pasadas, después de la peste negra que exterminó a más de un tercio de la población europea en la edad media, se desencadenó uno de los períodos más célebres en la historia del hombre, lleno de cultura, arte y nuevas tecnologías conocido como el renacimiento. Tal vez, una combinación de escritura y tecnología virtual es el futuro de la educación.

Referencias

  1. Science Time. The Merging of Augmented Reality AR, Virtual Reality VR and Mixed Reality in 2020. 
  2. Science Time. The Future of Virtual Reality After The Pandemic. 
  3. The futurist. The Future of VR: The Education System.

 

Pablo Venegas Román

Coordinador de Gestión Escuela de Ingeniería Comercial

Universidad Bernardo O’Higgins

Traducir
Abrir chat